Ambiente rescató 20 aves autóctonas cautivas para comercio ilegal


Se recuperaron jilgueros, siete cuchillos y un cardenal amarillo, entre otras especies.

La Dirección de Recursos Naturales Renovables y Policía Rural realizaron  operativos de control y fiscalización de tenencia de aves en las zonas Este y el Sur de la provincia..

Además de cortes en rutas y control de vehículos, los procedimientos incluyeron la visita a domicilios particulares. De este modo, se recuperaron cerca de 20 ejemplares de aves silvestres en cautiverio, como jilgueros, siete cuchillos y un cardenal amarillo, considerada esta última una de las especies autóctonas en peligro de extinción.

Las aves incautadas fueron derivadas de inmediato al Centro de Rescate de YPF para su recuperación y posible liberación en su hábitat.

La Dirección de Recursos Naturales Renovables busca crear conciencia en la población partiendo de la información sobre la necesidad de cuidar nuestras especies autóctonas por su importancia dentro del ecosistema y la biodiversidad. De allí una serie de campañas que ha venido desarrollando para desalentar la demanda de ejemplares autóctonos para cautiverio.

Asimismo, la cartera de Ambiente considera imprescindible que la ciudadanía conozca y respete el alcance de las leyes vigentes en materia de protección de la fauna, de la caza y el comercio ilegal. En el caso de las aves silvestres, también se encuentran protegidas por ser ejemplares de fauna que habita el territorio de Mendoza, en el marco de la Ley Nacional de Fauna 22421, Ley Provincial de adhesión 4602, su modificatoria Ley 7308 y Decreto Reglamentario 1890/05.

Es por ello que desde la Dirección de Recursos Naturales Renovables se recuerda que la captura, tenencia ilegal y comercialización de fauna silvestre está penada por la legislación , como también la destrucción de sus hábitats, nidos, huevos y crías. El presunto infractor queda a disposición de la Justicia y por este tipo de infracciones se le pueden aplicar multas que alcanzan altos valores por ejemplar y, según aumente la gravedad del hecho, las sanciones llegan hasta la prisión.