AGENDA: clic aquí para ver la agenda del día

Casino: finaliza el 2016 y autoridades repasan logros de la gestión


Con una cifra adeudada que superaba los 237 millones de pesos, en un marco de crisis financiera y de descontento interno, la actual gestión se vio obligada a implementar grandes cambios en el funcionamiento y en la estructura de la institución.

“Este fue un año de reordenamiento. El instituto no estaba cumpliendo el rol para el cual fue creado, las transferencias a la Provincia habían caído y los gastos en personal y superfluos se habían incrementado de manera exponencial”, advirtió Andres Lombardi, gerente general del Instituto Provincial de Juegos y Casinos (IPJyC).

Ante ese panorama, las actuales autoridades comenzaron a reordenar lentamente la institución. Tanto es así , que a diciembre de este año se logró alcanzar una transferencia histórica de fondos a los programas de salud, $131.479.166, y una reducción notable en gastos administrativos y publicitarios, entre otros.

Hoy, el IPJyC ya ha cancelado todas las deudas de los ejercicios 2014 y 2015 y se prepara para una nueva etapa de cumplimiento de funciones para las que fue creado.

Sin dudas otro de los grandes logros que alcanzó la gestión en este año fue la creación y puesta en marcha del sitio SAPIA, el primer espacio del país en donde se publican diariamente datos, estadísticas, noticias, reglamentos y leyes respecto de todos los juegos de azar tanto públicos como privados.

SAPIA fue creado con el objetivo de alcanzar transparencia en la publicación de los datos del IPJyC y se está posicionando como página de consulta tanto para los sectores especializados en materia de juegos como para cualquier persona que desee conocer el movimiento. Además de marcar presencia a nivel nacional e internacional, este sitio es la segunda experiencia a nivel mundial que reúne y publica toda esta información.

“Nosotros hemos querido demostrar en este año que se pueden hacer las cosas de una manera eficiente, que todos los números están abiertos al público y que no tenemos nada que ocultar. Queremos poner al instituto en el rol que tiene, que es ayudar a la población mendocina”, reafirmó Lombardi.

Erradicar el juego clandestino también ha sido y es tema de agenda en esta gestión. Hace un par de semanas, se modificó en la Cámara Alta la Ley 3365 del Código de Faltas, que, si bien prevé penas contra el juego clandestino, con la reforma se busca agravar las sanciones de estas acciones ilegales. Además, se propone concretamente crear una Unidad de Prevención, Detección y Erradicación de Juego Clandestino, que dependerá administrativamente y deberá rendir cuentas de sus actividades al Directorio del Instituto de Juegos y Casinos de Mendoza.

Con respeto al rol de fiscalizador, desde el directorio se logró cobrar una deuda de más de 70 millones de pesos de la empresa KLP al Estado mendocino. Luego de un largo trabajo administrativo y legal, finalmente la Administración Tributaria Mendoza (ATM) logra cobrar esta deuda y el dinero es invertido en la provincia a través de la compra de tomógrafos para Salud, chalecos antibalas para la Policía y motoniveladoras para Infraestructura y la mejora de caminos.

Josefina Canale afirmó: “Podemos ver a través de este año que le hemos mejorado la vida a muchísimas personas, no sólo por los destinos a Salud sino también a través de la deuda que se le cobro a KLP y donde se invirtió ese dinero”.

Definitivamente, el 2016 ha sido un año de ordenamiento, de cambios profundos en las políticas que se venían implementando a nivel institucional, pero a pesar de ello, se han logrado avances muy importantes que posicionan al IPJyC a nivel nacional en la toma de decisiones y acciones en materia de juegos.

De esta manera, y continuando en la misma dirección que este año, las autoridades del IPJyC reafirman el compromiso que asumieron cuando el Gobernador de la Provincia los eligió para estar delante de esta institución. El 2017 tiene que ser un año donde se puedan lograr más acciones que contribuyan con la mejora en la calidad de vida de todos loe mendocinos.