Clases suspendidas hoy en Malargüe por el viento Zonda

Conservas caseras: una tradición mendocina


Es una práctica tradicional en muchas familias de nuestra provincia preparar en esta época conservas caseras. Son ricas y con el sabor de lo “hecho en casa”. Sin embargo, es importante elaborarlas siguiendo procedimientos establecidos para que el producto final sean totalmente seguro y de la mayor calidad.

365 Tentaciones, programa de promoción del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, informa sobre los pasos a tener en cuenta al poner manos a la obra con las conservas caseras.

  • Elegir alimentos frescos y en buen estado
  • Las verduras o frutas seleccionadas no deben presentar golpes ni magulladuras y los tamaños deben ser similares.
  • Los productos no deben estar ni muy verdes (al conservarlos pierden todo el sabor), ni muy maduros (se rompen y se desarman).
  • Mantener la higiene al preparar las conservas. Lavar cuidadosamente las manos y atar o cubrir el cabello. La mesada y tabla de cortar tienen que estar higienizadas.
  • Los utensilios, limpios, bien enjuagados y escurridos. Esterilizar frascos, coladores, embudos y otros elementos hirviéndolos en agua 15 minutos. En el caso de los frascos, colocarlos boca abajo.
  • Retirar los frascos sujetándolos sin tocar el interior.

Es aconsejable elaborar de forma casera sólo conservas de tomate y de frutas  frescas (duraznos, peras, ciruelas, frutilla, damascos), que tienen una  acidez alta que inhibe la multiplicación de microorganismos.

En caso de comprar conservas, tener en cuenta:

Una vez abierta la lata, colocar el contenido en un recipiente con tapa en la heladera y consumir dentro de los tres días.

No comprar conservas en la vía pública. Tampoco aquellas que no presenten etiquetas completas con datos del elaborador, contenido, fechas de vencimiento, entre otros.

No comprar latas hinchadas, con óxido, abolladas o que presenten pérdidas.

Guardarlas en sitio fresco.

Verificar siempre las fechas de elaboración y vencimiento.

Para freezar, colocar el contenido en recipientes apropiados.

Propiedades del producto

Materia prima seleccionada, lo que asegura muy buena calidad.

No contienen conservantes, sólo azúcar y sal.

El contenido se utiliza en su totalidad.

Permite un almacenamiento prolongado.

Mantiene casi todos los principios nutritivos de la verdura o fruta fresca.

No requieren cocción y pueden utilizarse de manera inmediata.

Garantizan al consumidor alto nivel de higiene.

En su versión BC (bajas calorías), las conservas de frutas resultan favorables para quienes deben consumir poca azúcar.