MendoTran: Los nuevos recorridos pueden consultarse en la página oficial, en el 0800 AUTAM, puntos de información y al 148

Continúa el ciclo Música Cuyana por los Caminos del Vino


Hasta el domingo, la música cuyana se presenta en diversos puntos de la provincia. La entrada para los espectáculos es gratuita.

Este ciclo es el maridaje perfecto entre nuestras raíces floclóricas y el vino. Es por eso que tiene como escenario bodegas, espacios patrimoniales, sitios gastronómicos y lugares característicos de los departamentos de Mendoza.

Desde la Secretaría de Cultura de la provincia se propone esta iniciativa que tiene por finalidad honrar y difundir nuestro género, junto a los músicos mendocinos como embajadores de nuestras raíces cuyanas. Artistas de larga trayectoria y jóvenes con gran proyección son los que, con su música, cautivan a propios y ajenos en época vendimial.

Durante la tarde de este lunes tuvo lugar, en la explanada de la Secretaría de Cultura, el concierto de Anabel Molina, una mendocina que tiene mucho para cantar y contar y que funda su repertorio en la raíz folclórica argentina y latinoamericana.

“Esta es la segunda vez que tengo la posibilidad de compartir mis canciones en este ciclo y para mí es un honor que mi propuesta sea convocada para esta instancia, ya que por ahí tiene una raíz muy tradicional, y mi música, que es lo que soy y he aprendido durante todos estos años, quizá no tiene ese trasfondo tan esencial. Pero sí tiene lenguaje y un largo camino andado por Cuyo, por mi tierra, mi lugar y me siento muy halagada de poder estar compartiendo mi música aquí”, destacó.

Con un repertorio original, compartió canciones de su autoría y alguna que otra, con colaboración de grandes amigos como Gustavo Machado. En su presentación hubo lugar para homenajear a dos grandes referentes de nuestra provincia, Félix Dardo Palorma y Armando Tejada Gómez.

Sus canciones son el resultado de una búsqueda y un camino, hablan del paisaje, de la conciencia ambiental, del recurso hídrico y el cuidado del agua, de la flora más ancestral de nuestra provincia, como su canción Aguaribay, en honor al pimiento típico que crece en Mendoza.

Uno de sus principales anhelos es el de revalorizar el rol de la mujer dentro de este mundo musical y cuyano, por más participación de mujeres en los escenarios, porque para Anabel “tenemos muchas cosas para contar y dar mensajes. Sobre el rol femenino tenemos una canción especial, que se llama Silenciadas y que cuenta cosas que no está tan bueno escuchar pero que es necesario decir”.

En esta ocasión se presentó junto a su banda compuesta por músicos del Este mendocino, con Juanjo Matínez, en bajo; Mauricio Vicente, en batería; Emanuel Díaz, en piano; Lucas Palleres y Eduardo Guidolín, en guitarra.

Todos los espectáculos del Ciclo de Música Cuyana por los Caminos del Vino son con entrada gratuita y el cupo depende de la capacidad de cada locación. No se deben canjear entradas con anterioridad, basta con asistir a cada sitio, donde se realizan las presentaciones.

Consultar la grilla de conciertos en www.culturamendoza.gov.ar.

 

GALERIA