Este martes habrá clases con total normalidad

Crece el multiespacio destinado a los niños que conviven con sus madres presas


Este sector, inaugurado hace cinco años en la Alcaidía 2 (RAM: Régimen Abierto de Mujeres), permite que los hijos e hijas de las mujeres privadas de libertad allí alojadas tengan un ambiente favorable para su desarrollo y el fortalecimiento de los vínculos.

Autoridades del Servicio Penitenciario provincial celebraron junto con internas y sus hijos el quinto aniversario del multiespacio infantil que funciona en el Régimen Abierto de Mujeres (RAM).

El salón es el primer espacio diseñado especialmente para que las mujeres privadas de libertad que por algún motivo no han obtenido el beneficio de la prisión domiciliaría puedan convivir con sus hijos en un ambiente que resulte favorable para el desarrollo de ambos.

Este proyecto fue impulsado por el Área de Niñez, Género y Diversidad, perteneciente a la Coordinación de Tratamiento, para crear de un sector enfocado exclusivamente a los niños, equipándolo con mobiliario, juegos y colores, y en donde los niños tengan además un acompañamiento que les permita desarrollarse motriz y psicológicamente.

Durante los festejos, desde el RAM explicaron: “Trabajamos bajo el paradigma de la atención temprana y con el concepto de que los chicos puedan crecer en libertad, más allá de la condición en la que se encuentran sus madres”.

“Trabajamos fuertemente en el apego, desde el momento que la mamá llega a este espacio, es decir alrededor de los 8 meses de gestación, pasando por el nacimiento y la vinculación mediante la lactancia. Además, semanalmente se hace un abordaje psicológico con las mamás, mediante lo que hemos denominado talleres de crianza, en donde se trabajan todas las temáticas vinculadas a la crianza del niño”, informaron las autoridades.

Madres, niños y mujeres con beneficios

La Alcaidía 2 fue creada por el Servicio Penitenciario para que las mujeres privadas de libertad embarazadas o con niños menores de cuatro años, y que no hayan obtenido el beneficio de la prisión domiciliaria, puedan tener un espacio exclusivo para su convivencia.

Antiguamente, las internas eran alojadas junto con sus hijos en la Unidad III de El Borbollón. Atento a esto, es que desde el Servicio Penitenciario se decidió, mediante resolución, establecer un lugar exclusivo para “priorizar la atención superior del niño y velar para que las condiciones de vida sean propicias al desarrollo armonioso de su personalidad, manteniendo un clima armonioso, protegiendo y propicio para fortalecer  el vínculo madre/hijo”.

Este edificio funciona dentro del predio que tiene la DINAF en el departamento de Godoy Cruz. Allí, consta de dos sectores, uno destinado a mujeres con niños, y otro, para mujeres penadas, avanzadas en el régimen progresivo de la pena que deban estar alojadas en un espacio de autodisciplina.

Según informaron las autoridades, en la actualidad hay tres bebes y cuatro niños conviviendo junto con sus madres, aunque desde la creación de la Alcaidía han pasado más de veinte chicos.

Nahir Otero, coordinadora de Tratamiento, explicó que “el área de Niñez del Servicio Penitenciario trabaja para propiciar las redes familiares externas de los niños y niñas alojados en la Alcaidía, para evitar una nueva institucionalización con familias ajenas a su red, una vez cumplidos los 4 años”.

Para favorecer el proceso, los niños salen al medio libre a través de actividades como ir al cine, a la plaza o a algún pelotero, siempre acompañados con sus familiares y con personal penitenciario del área.

 “Son niños libres, y así hacemos que crezcan. Estos avances han generado que el área sea destacada parte de las autoridades de Nación que abordan la especificidad en niñez”, sintetizó Otero.

GALERIA