AGENDA: clic aquí para ver la agenda del día

El CDIyF N°1 celebró el 80° aniversario de su nacimiento


El Centro de Desarrollo Infantil y Familiar N°1 festejó el aniversario 80 de su creación. Fue fundado el 22 de abril de 1937, con el nombre “Casa de Protección de la Madre Obrera” y aún hoy funciona al servicio de la comunidad.

Participaron en la celebración directivos, personal, docentes, niñas y niños del centro. En el encuentro se contó la historia del edificio y se puso en valor la tarea diaria que cumple el CDIyF 80 años después.

También, en palabras de las autoridades, se resignificaron valores y conceptos profundos, como la acción de la familia, la niñez, el trabajo en equipo, el diálogo, la empatía, la protección y promoción de derechos, la construcción de espacios sanos para seguir sembrando semillas para un futuro digno y de merecidas oportunidades.

Actualmente existen en toda la provincia 39 centros de desarrollo infantil y familiar distribuidos geográficamente y estratégicamente según las zonas de mayor vulnerabilidad socioeconómica.

 

Estos centros reciben generalmente a niños de 1 a 12 años de edad, a quienes acompañan en el crecimiento y trabajan en acciones específicas, como cuidado infantil, apoyo nutricional, talleres para padres, actividades de participación de los niños en horario de tarde, y apoyo a familias que, por situación de vulnerabilidad socioeconómica, requieran la incorporación de los niños y niñas en el centro.

Reseña histórica

En mayo de 1931, un grupo de damas de nuestra sociedad crearon el “Centro Patriótico de Ayuda Social”.  Elvira Godoy, Angélica de Guiñazú, Matilde O’Donnel de Canno y Lía Chavarría de Civit son algunos de los nombres de estas mujeres que, en esa época, hacían sentir de forma práctica y permanente la acción femenina en toda la provincia, desarrollando actividades culturales y técnicas en pro del bienestar moral y físico de los niños y personas que lo necesitaran.

Así, en ese año, empezó a funcionar la “Casa de Protección de la Madre Obrera Custodia Zuloaga”, en calle Montevideo y 25 de Mayo, un organismo  de amparo y previsión en favor de los más necesitados, como lo definieron sus creadoras. En 1934, en pleno funcionamiento y de la mano de su vicepresidenta, Matilde O’Donell de Canno, reciben en un turno diurno a 100 niños y niñas de 2 a 6 años, desde las primeras horas de la mañana hasta el anochecer.

Les brindaban todo tipo de cuidados, buena y abundante alimentación, desayuno, almuerzo, té, baños, curaciones, servicios de peluquería. Obtuvieron tan buenos resultados, que empezaron a concurrir diariamente mujeres a pedir albergue para sus hijos, demanda que no podía ser satisfecha, por la carencia de local.

Así, y con la idea de seguir adelante, se consiguió el terreno donado por la Provincia y con fondos de un subsidio nacional gestionado por dirigentes representantes de Mendoza en el Congreso de la Nación. Fue entonces cuando, el 22 de abril de 1937, con la asistencia de una comitiva presidencial, se inaugura la “Casa de Protección de la Madre Obrera”, en la calle Chile 851 de Ciudad, que pudo funcionar con mayor comodidad y prestar un servicio con más eficiencia.