AGENDA: clic aquí para ver la agenda del día

El Emetur diseña un ambicioso plan de desarrollo turístico de alta montaña


En una primera instancia se realizará un diagnóstico del desarrollo turístico actual de la alta montaña mendocina, identificar cuáles son sus productos turísticos relevantes y cuál es el contexto en el mercado global. A partir de allí se desprenderán algunos lineamientos generales que servirán para diseñar un ambicioso plan de desarrollo turístico para la alta montaña.

“El propio Gobernador ha señalado que es fundamental trabajar en el desarrollo turístico de Alta Montaña porque tiene una potencialidad enorme y es una fuente importante de trabajo y de inversión para el futuro”, señaló el director de Calidad y Servicios Turísticos de Ente Mendoza Turismo (Emetur), Marcelo Reynoso, respecto de la tarea que realizan en estos días el organismo y la consultora.

El funcionario aclaró que en octubre se presentará un primer documento. “Estamos trabajando en colaboración con el Conicet porque es un estado de situación geográfica frágil y, por lo tanto, hay que determinar en qué áreas se pueden realizar inversiones y plantear desarrollos futuros. Después están los procesos lógicos para las inversiones, que creemos que pueden suceder de aquí a tres años, para ir planteando un panorama que indudablemente llegará a su desarrollo ideal en 20 años”, explicó Reynoso.

PGI y el modelo europeo

La consultora PGI Management (Pas Grau Internacional) es una empresa que presta asesoramiento y asistencia en estrategias y operaciones para la optimización de resorts y desarrollo del destino turístico de montaña en todo el mundo, tiene su sede en Barcelona y es propietaria de la estación de esquí de Andorra, Grandvalira.

Uno de sus representantes, Mariano Hervas, explicó el trabajo que se está realizando por estos días en Mendoza: “Estamos ayudando al Emetur en el desarrollo de la estrategia turística de alta montaña, y la idea es identificar los productos turísticos que puedan hacer de la alta montaña mendocina algo como lo que pasó con el enoturismo. Tras visitar y conocer la zona, vimos que los recursos son espectaculares. Estamos convencidos de que, con una adecuada planificación, el desarrollo puede ser un éxito a corto plazo”.

Sobre el tiempo para la realización de los proyectos, marcó que “las primeras experiencias pueden darse en uno o dos años, para dar lugar a desarrollos posteriores. Todo irá de la mano de las inversiones y del producto que se diseñe. Estamos acá para armar un buen producto, que sea atractivo y permita captar inversiones, turistas y residentes, y así generar empleo y oportunidades de negocios en alta montaña”.

El consultor remarcó que nuestra provincia no puede compararse con Andorra, teniendo en cuenta las características de nuestras montañas, su belleza y el paisaje que la hace única.