MendoTran: Los nuevos recorridos pueden consultarse en la página oficial, en el 0800 AUTAM, puntos de información y al 148

El mecanismo del “roll-over” sirvió para refinanciar en mejores condiciones la deuda de 2018


Este año, el Gobierno tuvo que hacer frente a obligaciones heredadas de gestiones anteriores. Mendoza cierra el año cancelando 5 deudas históricas.

Como todos los gobiernos, las gestiones que llegan deben pagar las deudas de las gestiones que se van. Este año, a Mendoza le tocó cancelar 5 préstamos de pesada herencia: dos de los tres bonos dollar linked tomados en 2013 por Francisco Pérez, los dos bonos para pagarles a los proveedores con deudas anteriores a diciembre de 2015 y el histórico Bono Aconcagua, emitido en 1997.

Sin el mecanismo del roll-over, esto no hubiese sido posible. Se pudieron cancelar las deudas anteriormente mencionadas gracias a un préstamo blando tomado con el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial (FFDP), permitiendo ampliar los plazos de pago y reduciendo las tasas de intereses.

Este proceso de refinanciación es algo que se autorizó en cada pauta presupuestaria desde 1983 a la fecha. En ningún caso implica incrementar los niveles de deuda vigentes, sino que para los mismos niveles permite mejorar el perfil de vencimientos.

Lamentablemente, el próximo año Mendoza verá resentido su plan de inversión pública luego de que bloques opositores decidieran no acompañar la propuesta enviada por el Ejecutivo para rollear las deudas. Al no obtener la aprobación, el Gobierno se vio obligado a disminuir 30% ($3.696 millones) del plan de inversión proyectado.

Este recorte no impedirá que la actual gestión continúe desarrollando el ambicioso plan de obra de los últimos años gracias al ordenamiento de las cuentas públicas.

Vale recordar que a finales de noviembre el Gobierno presentó un proyecto para modificar la Ley de Administración Financiera con el objeto de enmendar el artículo 68 de la Ley 8706. La iniciativa les permitirá a los municipios obtener el financiamiento de organismos multilaterales de crédito, fundamentalmente para obras, y además le posibilitará a la Provincia refinanciar las deudas que vencen durante el año obteniendo mejores condiciones.

Deudas canceladas

Al cierre de 2015, la Administración Central de la Provincia mantenía un saldo de deuda flotante de $6.440 millones, debido a la consistente dilación en los procesos de pago por falta de recursos y exceso de gastos. Esto llevó a la emisión de dos bonos (Consolidación y Reestructuración de Deudas) por un total de $1.998 millones, que sirvieron para afrontar la deuda flotante y no registrada que quedó de la gestión anterior. Ambos bonos fueron cancelados este año.

Otra cancelación importante fue el pago final de un bono emitido en 2013 para amortización e intereses bajo la modalidad dollar linked –este año se cancelaron las últimas dos cuotas–, en donde lo emitido en moneda estadounidense se pagaba en pesos al tipo de cambio oficial. Las variaciones llevaron a que el monto total emitido ($1.263 millones) casi se triplicara (3.242 millones) en su pago.

Por último, la actual gestión canceló un viejo compromiso emitido en 1997, durante el gobierno de Arturo Lafalla, por US$250 millones. Después de 21 años, se pagó la última cuota del Bono Mendoza 2018 (ex Aconcagua), cerrando un capítulo de una deuda histórica para la Provincia.

Orden administrativo

De esta manera, la Provincia cierra 2018 cumpliendo con una de las premisas establecidas por la gestión del Gobernador Alfredo Cornejo: atender, en tiempo y forma, las obligaciones soberanas de Mendoza.

Atrás quedaron aquellos tiempos que por desmanejos financieros se mantenían deudas con municipios, proveedores e inclusive con el personal. Hoy se ha logrado regularizar el pago de sueldos y obligaciones, se recuperó el funcionamiento de los servicios y se retomó la ejecución del plan de inversiones.

GALERIA