10 de agosto, 20.30 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Emprendedores compartieron experiencias en jornada de trabajo


El encuentro tuvo la finalidad de fortalecer conceptos necesarios para lograr la sustentabilidad de un emprendimiento.

La Dirección de Economía Social y Asociatividad realizó un encuentro de emprendedores en la Nave Cultural con el objetivo de compartir experiencias y fortalecer aspectos relacionados al desarrollo de un emprendimiento.

El lugar congregó a más de 195 personas que durante estos tres años recibieron fortalecimiento económico y asesoría para poder plasmar y desarrollar sus proyectos tanto productivos como de servicios. La jornada comenzó con una actividad en dinámicas grupales donde se discutieron temas como productividad, comercialización, asociatividad y sustentabilidad.

Consultada al respecto, Lorena Meschini señaló: “Este encuentro de emprendedores de la economía social de personas que recibieron subsidios. Buscamos con este encuentro trabajar en ejes que consideramos importantes para que los emprendimientos sean sostenibles en el tiempo como son la producción, la comercialización, la formalización y el asociativismo. La idea fue intercambiar experiencias para que cada uno aprenda del camino realizado por el otro”.

Los grupos trabajaron en dos técnicas diferentes tipo taller. Una, para tener en cuenta las alertas y las fortalezas para visibilizar las condiciones propias en las que se encuentra cada emprendimiento. En el segundo taller se trató del camino emprendedor, donde a través de diferentes paradas se fueron guiando hacia el objetivo final. Allí se tuvieron en cuenta aspectos para comercializar los proyectos y demás herramientas para que sean sostenibles en el tiempo.

El cierre estuvo a cargo de la directora ejecutiva de Agilmentor, Paula Aldeco, quien brindó una conferencia acerca de “Ser y emprender”. Allí compartió tips necesarios para ser un emprendedor y reflexionó acerca del nuevo paradigma del trabajo. “Asistimos a un cambio de paradigma en lo laboral, donde el emprendedor cada vez se posiciona más en el mercado transformándose en un agente social que busca servir al otro y lo hace en forma dinámica.

Para ello se necesita autoconfianza, tener en cuenta el propósito. Es necesario animarse a salir de la oficina para recibir un feedback y, fundamentalmente, ser creativo y formar parte de un ecosistema emprendedor”.