Hoy se celebra el Día Mundial de los Humedales


El 2 de febrero de 1971, en la Convención de Ramsar (Irán), se firmó un documento para proteger los humedales, debido a su importancia para la vida sobre el planeta. Los humedales comprenden una gran variedad de ambientes acuáticos que generan y dan sustento a la biodiversidad.

Según especifica la Convención Ramsar, Argentina tiene actualmente 22 sitios considerados humedales de importancia internacional –sitios Ramsar–, que alcanzan una superficie de 5.625.407 hectáreas. En Mendoza son dos: la Laguna de Llancanelo –designada en 1995– y las Lagunas de Guanacache, Desaguadero y del Bebedero, desde 1999. Desde el gobierno provincial se está gestionando la incorporación de nuevas áreas para garantizar su preservación.

En el Día Mundial de los Humedales, Mendoza –a través de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial– puede dar cuenta de algunas acciones decisivas que se llevaron adelante durante 2016 para la protección de nuestros humedales y para la inclusión como sitios Ramsar de otros importantes humedales de la provincia.

Más allá de las tareas permanentes de prevención, conservación y educación ambiental que contribuyen a proteger nuestros humedales, el año pasado la Dirección de Recursos Naturales Renovables elaboró un pormenorizado  relevamiento en el marco del Inventario de Humedales de la Red de Áreas Naturales Protegidas de la Provincia. También gestionó la participación de la Provincia en la Estrategia Nacional de Gestión de Humedales Altoandinos.

A su vez, elevó la propuesta para la inclusión de la Reserva Natural Laguna del Diamante como Sitio Ramsar y con el mismo fin, remitió al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación la ficha para la incorporación de la Reserva Natural Villavicencio (privada).

Llancanelo

Específicamente, en la Reserva Natural Humedal Llancanelo se impulsaron proyectos claves para la protección ambiental. Se trata del Proyecto de Restauración del Sitio Ramsar Laguna de Llancanelo, acciones preparatorias para el Manejo y Control de la Especie Invasora Tamarindo. Asimismo, se está elaborando una Manifestación General de Impacto Ambiental para la implementación del Proyecto de “Restauración de los Ambientes de la Reserva Natural Humedal Llancanelo invadidos por Tamariscos con un enfoque de Manejo Adaptativo Activo”, como parte una Estrategia Nacional sobre Especies Exóticas Invasoras.

En el marco de este proyecto, se realizó el “Curso de Capacitación en Técnicas de Control de Tamariscos y Restauración de Ambientes Áridos”, destinado a guardaparques y dictado por personal de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, Organización Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Instituto Argentino de Investigación de las Zonas Áridas (IADIZA) y la Universidad Nacional de Río Cuarto.

Los impactos que produce el tamarisco en la reserva están asociados específicamente a la modificación de hábitat de las especies de avifauna que son la razón de ser del área protegida y al uso como refugio de piaras de jabalí, otra especie exótica invasora sumamente agresiva, que ataca y destruye los nidos de las aves acuáticas de Llancanelo. Donde se encontraban comunidades de flora nativa, que utilizaba la fauna silvestre para nidificar, hoy se encuentran bosques de tamariscos, que impiden el desarrollo de especies de flora y fauna protegidas.

Importancia de los humedales

La convención emplea una definición amplia de los humedales, que abarca todos los lagos y ríos, acuíferos subterráneos, pantanos y marismas, pastizales húmedos, turberas, oasis, estuarios, deltas y bajos de marea, manglares y otras zonas costeras, arrecifes coralinos y sitios artificiales como estanques piscícolas, arrozales o embalses.

Son imprescindibles para la subsistencia humana ya que constituyen uno de los entornos más productivos del mundo que aportan grandes beneficios o servicios ecosistémicos. Son áreas de alimentación y hábitat de gran variedad de plantas y animales, fuente de agua para usos agrícola, industrial y energética. Su presencia permite un control de inundaciones, recarga de aguas subterráneas, evitan la erosión de ríos, posibilitan la fijación de sedimentos, favorecen la remoción de sustancias tóxicas y hasta son vitales para la mitigación del cambio climático. En estos ecosistemas se desarrollan actividades pesqueras, turísticas, recreativas, educativas y de investigación.

A pesar de su importancia, más de la mitad de estos ambientes están altamente impactados por el avance urbano, los usos turísticos-recreativos y la actividad comercial, por lo que el manejo de los humedales constituye un reto mundial.

Para más información sobre humedales, consultar en www.ambiente.mendoza.gov.ar.