AGENDA: clic aquí para ver la agenda del día

Inspeccionaron una perforación en pozo hidrocarburífero de Malargüe


El subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, viajó al Sur provincial para registrar la primera perforación que se realizó en el pozo exploratorio Río Grande Oeste 1, concesionado a la Unión Transitoria de Empresas (UTE) Wintershall – Geopark, en la localidad de Bardas Blancas, Malargüe.
 
Luego de realizar las operaciones de registración sísmica 3D, para buscar formaciones que sean propensas a acumular hidrocarburos y de invertir 25 millones de dólares, la UTE tomó la decisión de comenzar a perforar en el pozo. Los trabajos tendrán una duración de 23 días y se espera que en un mes se puedan tener resultados para determinar si el piloto fue exitoso o no.
 
“Hay mucha esperanza de que el piloto funcione bien y que sea el primer pozo de un desarrollo mayor. Con los informes en mano, Geopark deberá definir si pasan a una etapa comercial, con lo cual las inversiones se incrementarían o si se realiza la devolución del área en caso que los resultados no sean positivos”, explicó Guiñazú.
Primera perforación
 
Esta es la primera perforación que realiza la UTE desde que adjudicó el área CN-V, ubicada sobre la parte noreste, y se ejecuta en el comienzo del tercer período exploratorio. El objetivo de la maniobra fue explorar los horizontes productivos en áreas cercanas en la cuenca neuquina, a una profundidad final estimada de 1.850 metros bajo boca de pozo.
 
La perforación significó un hito importante, porque si bien Geopark ha trabajado durante años en procesos exploratorios, en el pasado ha tenido malas experiencias con los sindicatos en Santa Cruz y desde 2010 que los operadores no realizaban perforaciones en Argentina.
 
En julio de 2015, Geopark firmó un acuerdo con Wintershall para participar en el área CN-V de la cuenca neuquina, con un porcentaje de participación (working interest) del 50%. El área CN-V tiene una superficie de 959.87 km2 y el pozo Río Grande Oeste x1 está ubicado sobre la RN 40, a 17 km al sur de la localidad de Bardas Blancas en Malargüe.
El método 3D permite hacer una “radiografía” del subsuelo para determinar, mediante la detección de ondas acústicas en profundidad, la forma y disposición de la litografía (capas de la tierra) y localizar las rocas porosas que almacenen petróleo y gas.