25 de septiembre, 21.15 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Irrigación denuncia que, aprovechando el bajo nivel de agua, roban la membrana de los reservorios


El mayor hecho de vandalismo se produjo esta semana en un reservorio de San Martín que Cornejo y Marinelli inauguraron hace un año. Denuncia penal.

La escasez de agua tiene su lado positivo para ladrones que esta semana robaron buena parte de la membrana plástica impermeable que cubre uno de los tres reservorios de agua que el Departamento General de Irrigación construyó en San Martín y fueron inaugurados el 10 de abril de 2019 por el entonces gobernador Alfredo Cornejo y el actual superintendente, Sergio Marinelli. Se trató de la Modernización de la Red Terciaria del Tramo Inferior del Río Mendoza (5ª y 6ª zonas de riego).

Durante la cuarentena ya habían desaparecido algunos pedazos de membrana, pero esta semana el robo ya fue de más de 1.000 metros cuadrados. Hasta donde el nivel del agua se los permitió, los delincuentes cortaron esta gruesa membrana, que podría llegar a tener varios usos domésticos.

Uno de las formas de reutilización de esa membrana es como cobertura de techos. Y así la ven colocada los ingenieros de Irrigación cuando van a la localidad de Tres Porteñas en las viviendas de una conflictiva villa inestable cercana a los reservorios.

Tras el último robo, antenoche, Marinelli ordenó hacer la denuncia “porque hay que reponer el material y con plata de nuestros usuarios”.

La denuncia

Ayer jueves, Irrigación formalizó la denuncia penal de los hechos de vandalismo ante el Ministerio Publico Fiscal, causa D 31305/20.

La Fiscalía deberá tipificar el delito y caratular el expediente, estimándose que los hechos encuadran como mínimo en el delito de robo en concurso real con el de daños, siendo factible además que las acciones puedan tipificarse dentro de los delitos contra la seguridad pública (arts. 164, 167, 183, 186 y cc Código Penal).

Los autores de los hechos arriesgan, como mínimo, una pena de reclusión o prisión de tres a diez años.

Por su parte, Irrigación, en la etapa procesal oportuna, se constituirá como querellante en la causa con la finalidad de perseguir la reparación del daño patrimonial ocasionado al dominio público hidráulico de la provincia.

GALERIA