30 de marzo, 19 horas. Coronavirus: Comunicado del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Iverna Codina es otro de los referentes de la Feria del Libro 2019


A muy pocos días del comienzo de la Feria del Libro 2019, hablamos de otro de los íconos literarios a los que estará dedicada.

Este año, el gran encuentro con las letras se vivirá en el Le Parc, pero también en los Distritos Culturales. Tupungato, Lavalle, Rivadavia y San Rafael serán las sedes, para que todos puedan disfrutar de decenas de actividades en torno a la literatura.

El martes 27 comienza la Feria del Libro, en Tupungato, con espectáculos, presentaciones, charlas y conferencias para todas las edades.

Desde el 30, el Le Parc volverá a ser sede de uno de los hechos culturales más importantes del año.

Referente feminista y comprometida

Hija de padre chileno y madre española, Iverna Codina nació en Chile el 15 de junio de 1912, pero a muy corta edad de mudó con su familia a San Rafael, Mendoza, considerándose ella siempre una mendocina. Exponente del feminismo y del realismo del siglo XX, se dedicó a la docencia en escuelas de la provincia y más tarde ejerció como periodista.

Por los años sesenta, cuando no era cosa de mujeres atreverse a la temática sociopolítica, Iverna Codina hurgaba en las zonas más conflictivas del país para encontrar los personajes de sus novelas. Y fue la primera en dar protagonismo a relatos desgarradores, que rompían con el costumbrismo o el paisajismo de la literatura regional. Semejante osadía la destacó con el Premio Losada, que recibió en 1960, por Detrás del grito, novela que denuncia las condiciones de explotación y servidumbre en los salitrales y minas de la frontera cordillerana.

Fue la primera escritora que, en nuestro país, se atrevió a ponerle voz a la lucha en los campamentos de la selva salteña en la novela Los guerrilleros, continuación de su método de indagación vivencial, que había iniciado con sus originales novelas y los cuentos de La enlutada.

Su capacidad de observación se volcó además de la literatura en sus rigurosos análisis sobre las nuevas formas de expresión del boom de la literatura latinoamericana. Publicó América en la novela, un ensayo que repercutió en Europa. A fines de la década, su nombre estaba asociado al de los escritores y artistas más comprometidos con la realidad del país. Augusto Roa Bastos, Olga Orozco, María Esther de Miguel, Carlos Alonso, Mercedes Sosa, Ernesto Sabato, Reiner Estrada y Silvio Frondizi integraban su círculo de amigos.

Durante la última dictadura debió exiliarse, entre 1976 y 1986, viviendo en México y Cuba. En Cuba se desempeñó en la revista Casa, y en México, donde residió desde 1981, formó talleres literarios y colaboró en la revista Plural.

Regresó a la Argentina comenzada la democracia y falleció en Buenos Aires el 14 de agosto de 2010, apagándose el largo trayecto de compromiso e integridad con la literatura que significó la vida de Iverna Codina.