MendoTran: Los nuevos recorridos pueden consultarse en la página oficial, en el 0800 AUTAM, puntos de información y al 148

La Filarmónica de Mendoza abrió su temporada 2019


El concierto de apertura se realizó en el Teatro Independencia, con entrada libre y gratuita y a sala llena. Entrevista a su director titular, César Iván Lara.

Este año, la institución emblema de nuestra provincia, bajo la dirección de su maestro titular, César Iván Lara, realizó su primera presentación rindiendo homenaje a un instrumento característico de nuestra cultura, la guitarra. Lo hizo con el Cuarteto Ecos como invitado de lujo.

El concierto inaugural contó con dos grandes estrenos: Jota Aragonesa, de Mijáil Glinka, y Concierto Andaluz para Cuatro Guitarras y Orquesta, de Joaquín Rodrigo. Sumado a selecciones de La Arlesiana, de George Bizet, conformaron el repertorio completo de la velada.

La Orquesta Filarmónica es un organismo dependiente de la Secretaría de Cultura del Gobierno de Mendoza. Fue creada en 1992 y, desde entonces, realiza una importante y valiosa tarea de  extensión cultural a través de sus presentaciones en diversos escenarios del territorio provincial. Tiene como misión difundir y recrear el repertorio clásico sinfónico, latinoamericano, argentino y en particular mendocino de sus creadores vernáculos.

Las palabras de su director titular

El maestro César Iván Lara es una de las personalidades más relevantes del medio musical venezolano y logró, mediante concurso, el nombramiento de director de la Orquesta Filarmónica de Mendoza (OFM) a partir de mayo de 2018.

Su relación con Argentina data de mucho tiempo, cuando a través de su destacada participación en los Cursos Interamericanos para Jóvenes Directores de Orquesta, realizados en Venezuela, con el auspicio de la OEA y dictados por el maestro Mario Benzecry, gana el derecho de dirigir en Buenos Aires a la Orquesta de Cámara Mayo, en 1993.

Posteriormente, y luego de numerosas presentaciones en nuestro país, participó, en 2013, en la celebración de los 203 años de la Revolución de Mayo, realizado en la Plaza de Mayo, de la ciudad de Buenos Aires.

Internacionalmente, ha sido invitado a dirigir orquestas en Colombia, Argentina, Nicaragua, Ecuador, México, Perú, Corea del Sur y Estados Unidos.

En una breve entrevista, el maestro abordó diversos temas sobre su labor frente a la OFM y comentó sobre los lineamientos planteados para este 2019.

¿Podría hacer una breve valoración sobre el trabajo realizado con la orquesta, durante 2018?

Pues debo decir que estoy muy satisfecho con los resultados generales que obtuvimos. Mi primera actividad con la orquesta tuvo que ver con importantes concursos de ingreso de músicos y de un nuevo inspector, de los cuales se obtuvieron excelentes resultados. Luego fue tomar una programación ya comprometida, hacer ajustes donde se necesitaba y, en algunos casos, lograr crear un concepto que pudiese describir cada concierto como algo más atrayente o atractivo.

En base a esa experiencia, ¿qué respuesta ha percibido del público local?

Calidez es la palabra que describe mejor la sinergia resultante.

¿Cómo estima la comunicación y el intercambio, a nivel artístico, con los músicos que integran la Orquesta?

Este es un tema fascinante. Lograr que casi una centena de voluntades con criterio bien formado vayan hacia un mismo sitio, que sigan una idea que se plantea, no es algo sencillo. Hay directores que lo logran con una autoridad rigurosa, otros por el lado de inspirar al músico. Pienso que mi propuesta hay una mezcla de ambas y hasta ahora ha ido muy bien. Los conciertos han estado cargados de una energía muy positiva, experimento una predisposición a hacer las cosas bien y aceptar la guía que se ofrece.

¿Cuál será la propuesta cultural que ofrecerá la OFM en su nueva temporada?

Pregunta importante. Lo primero es darle una estructura sólida y personalísima, que incluya los aspectos positivos de lo que se venía realizando, sumando nuevas ideas que permitan a la orquesta colocarse en un sitio visible y principal en el variado panorama artístico que la Secretaría de Cultura ofrece.

La primera iniciativa fue no esperar a las maravillosas Fiesta de la Cosecha y Vendimia para que la orquesta se mostrara a inicio de año. Convencido que en medio de tal ambiente festivo la orquesta tenía algo que decir por sí misma.

Este año realizamos un concierto inaugural previo, cuya esencia en el repertorio gira en torno a las fiestas y el instrumento nacional argentino, la guitarra.

De igual forma, la implementación de una temporada de abonos de 9 conciertos de la temporada, con 3 temáticas distintas, busca una manera más orgánica de ofrecer buena música. Lograr el balance de llegar a la mayor cantidad de personas, tocar la música que el público quiere escuchar y ofrecer un repertorio que permita a la orquesta crecer sin olvidar nuestra identidad latinoamericana es todo un reto. Hacia allá apuntamos.

¿Cuál  fue su primer contacto con la música?

En el seno familiar había afinidad por la música y actividades artísticas. Luego aparece el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela. Allí ingresé a un coro de niños y luego empezó el proceso de aprendizaje de un instrumento.

¿Cuándo decidió seguir su carrera como director?

Formaba parte de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Caracas y, en ocasiones, notaba cómo directores dejaban pasar por alto errores en la música que tocábamos. Una irrefrenable necesidad de hacer la música correctamente me llevó al terreno de la dirección. Quería hacer bien lo que otros no podían o querían.

¿Qué expectativas tiene para este año?

Lograr con firmeza los primeros pasos para que la Orquesta Filarmónica de Mendoza pueda consolidarse como institución aún más. Que la música sea el aire que respiremos y,en el cual se centre la energía del grupo. Que nuestro público arrope a su orquesta con la entereza con que afrontamos cada reto que la Temporada 2019 nos presenta.

GALERIA