AGENDA: Este sábado se inauguran las obras en el Parque General San Martín

Las precipitaciones de la última temporada superaron en un 64% el promedio de los últimos años


Las precipitaciones registradas durante la temporada agrícola 2015-2016 muestran un 64,3% de aumento respecto del promedio histórico 2007-2008 a 2014-2015.  El incremento de las condiciones de humedad  se dio por incidencia del fenómeno El Niño.

El clima desértico árido de Mendoza, con promedios históricos de precipitación anual que rondan entre 200 y 250 mm acumulados anuales, presentó cambios en la última temporada debido a este suceso meteorológico que deriva del calentamiento de las aguas del Pacífico.

Los años Niño nutren a Mendoza de fenómenos extremos más intensos en verano, como las lluvias y tormentas graniceras, lo que genera un ambiente de humedad relativa más elevada que lo normal.

De los 18 años Niños que tuvieron lugar desde 1961, este año tiene un comportamiento más cercano a los siguientes Niños fuertes: 1965-1966, 1972-1973, 1982-1983, 1986- 1987, 1991-1992 y 1997-1998.

El estudio elaborado por el área de Investigación y Desarrollo, de la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas (DACC) advierte que en la última temporada agrícola las precipitaciones fueron de carácter tormentoso y concentrado en pocos meses, lo que generó un escenario perjudicial para la estructura agrícola de la provincia.

El período desde el 1 de septiembre de 2015 al 31 de marzo de 2016 registró 348,1mm de agua acumulada en la provincia. La variación respecto de la media histórica de 211,8mm no fue la misma en todos los oasis productivos. El incremento se acentuó más en el oasis Centro, llegando a 455mm, y en el Sur, donde alcanzó 353mm acumulados.

Las principales enfermedades fúngicas detectadas en frutales y vides fueron: peronóspora de la vid, podredumbre de los racimos, podredumbre morena y sarna del manzano y del peral.

Las labores culturales preventivas y los tratamientos con fungicidas de bajo impacto son esenciales para evitar daños en los cultivos, los cuales deben preverse y ser alertados, como se realizó oportunamente, teniendo en cuenta los pronóstico del fenómeno El Niño para esta temporada 2015-2016, desde la DACC y del Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria Mendoza (Iscamen).