AGENDA: clic aquí para ver la agenda del día

Nivel Inicial: desde la DGE fomentarán la asistencia de los niños a clases


La Dirección de Educación Inicial de la Dirección General de Escuelas ha dispuesto para este ciclo lectivo 2017, considerar un conjunto de aspectos necesarios para la trayectoria escolar del alumno. Entre estos aspectos, la asistencia y la permanencia de los niños en las instituciones educativas es uno de los requisitos fundamentales para lograr una educación integral y de calidad.

En el marco del artículo N ° 20 de la Ley de Educación Nacional 26.206, que propone como objetivo primordial de la Educación Inicial: “…promover el aprendizaje y desarrollo de los niños/as de cuarenta y cinco días a cinco años de edad inclusive, como sujetos de derechos y partícipes activos/as de un proceso de formación integral, miembros de una familia y de una comunidad (…) Propiciar la participación de las familias en el cuidado y la tarea educativa promoviendo la comunicación y el respeto mutuo…”, es que la desde la Dirección de Educación Inicial, pretenden aplicar distintas medidas para fomentar la asistencia regular a las instituciones educativas.

En función de esto, la propuesta apunta a analizar el ausentismo escolar y desarrollar una educación de calidad en los primeros años de vida del niño que permita su desarrollo posterior, por lo que es indispensable reivindicar el tiempo y la calidad de las relaciones que los adultos deben ofrecer y que además deben ser tenidas en cuenta como promotoras de salud y de educación integral.

De este modo, las instituciones educativas de nivel inicial deberán incorporar en su Proyecto Educativo Institucional acciones concretas tendientes a promover la presencialidad de los chicos y a fomentar el compromiso de acompañamiento de sus familias, siendo la meta a alcanzar un cursado regular del 80% de los días hábiles establecidos en el calendario escolar.

Consideraciones generales

La educación es una actividad eminentemente humana, que involucra a la sociedad en su conjunto y que se lleva a cabo de manera interpersonal, inicialmente en el seno de las familias y se abre progresivamente a las comunidades.

En este marco, la escuela surge como un recurso de la sociedad para extender la función educadora de las familias, como también para hacer de la educación un compromiso de Estado que alcance a todos los ciudadanos y los haga parte de sus bienes sociales y culturales. Su obligatoriedad, en las sociedades modernas, ofrece las garantías de que todos sus miembros tendrán las mismas oportunidades para desarrollarse plenamente como sujetos de derecho.

Los tiempos de aprendizaje

Tanto la cantidad como la calidad del aprendizaje en el aula, asimismo el vínculo sostenido con la institución y con un docente, los contenidos de la enseñanza y sus estrategias metodológicas, contribuye significativamente al desarrollo cognitivo, social, afectivo y psicomotriz.

Las oportunidades de aprendizaje, facilitadas por entornos estimulantes, se multiplican en las edades más tempranas en que la capacidad de aprendizaje autónomo aún no se ha desarrollado. En función de esto, el proceso de aprendizaje escolar requiere estabilidad en el vínculo docente/alumno, continuidad, consistencia y el desarrollo integral y coherente de un programa, de secuencias didácticas significativas y relevantes.

La “pérdida” de tiempo escolar

La jornada escolar es un tiempo potencial. La “pérdida de tiempo escolar” tiene como consecuencia la discontinuidad en las trayectorias escolares de los educandos y una baja intensidad de los aprendizajes. Además, ocasiona escasa sistematicidad y secuenciación de la enseñanza y la ruptura de rutinas y procesos de transmisión cultural.

La colaboración entre familias y escuelas

Las instituciones de Nivel Inicial tienen la responsabilidad de albergar a los niños de esta franja etárea, convocando a sus familias a hacerse parte activa de la comunidad educativa. Dada que la asistencia de los niños al Nivel Inicial es una responsabilidad de las familias, el trabajo con las mismas es fundamental para lograr esta meta. Los padres deben comprender la relevancia del Nivel Inicial en términos de desarrollo y oportunidades de aprendizaje.

Siendo el docente, junto con los padres o tutores, un adulto significativo que ofrece al alumno un modelo o ejemplo de capacidad de esfuerzo, resiliencia y compromiso, es un deber del gobierno escolar generar las condiciones para que los docentes puedan encontrar en las familias y en la sociedad los mejores aliados para el cumplimiento de las metas educativas. Asimismo, deben arbitrar todos los medios para que se cumplan los tiempos de aprendizaje, la obligatoriedad educativa, la asistencia regular a la escuela y los aprendizajes que en ella deben producirse.

La continuidad, regularidad y asistencia del niño al Nivel Inicial y sus consecuencias

Las investigaciones muestran el impacto de una escolarización temprana en términos de resultados escolares, tanto en lo inmediato como en el transcurso de las trayectorias escolares en los siguientes niveles. Indudablemente, las oportunidades de aprendizaje disminuyen cuando luego de inscribirse los niños concurren un número insuficiente de jornadas o lo hacen en forma irregular, discontinuando los procesos de aprendizaje. Cuando los niños tienen un nivel elevado de inasistencias a clases se condicionan tanto las posibilidades de desarrollo como de socialización, el vínculo con el aprendizaje y la escuela.