AGENDA: Este sábado se inauguran las obras en el Parque General San Martín

Reacondicionan el campo de juego del Estadio Provincial Malvinas Argentinas


El campo de juego del Estadio Provincial Malvinas Argentinas entró en etapa de reacondicionamiento. El subsecretario Federico Chiapetta acompañó al personal de la Subsecretaría de Deportes, que se encuentra desde hace dos días, y lo hará durante los próximos de tres meses, abocado a funciones que van desde cortar el césped, limpiar el terreno, en primera instancia, hasta resembrarlo y una vez realizado esto, comenzar con el riego para que vuelva a florecer el nuevo césped. Los obreros afectados a estos trabajos son más de 20.

Fabián Vargas, encargado del área de Estadio e Infraestructura de la cartera, comentó el proceso que se realiza todos los años en dos oportunidades, tanto previo al invierno como antes de la llegada del verano.

La primera semana, el personal de mantenimiento lleva adelante el corte del remanente de pasto que queda del verano, “se pela la cancha”, explicó el encargado de área, “nunca se pierde por completo”, ya que “se minimiza el largo de pasto actual, pero siempre queda un reservorio de raíces para la próxima siembra de verano”, agregó Vargas.

Luego de los primeros días en que se acondiciona el terreno, que por las inclemencias del tiempo en esta oportunidad se extenderá un poco más de lo habitual, se llevará a cabo el resembrado, lo cual consiste en esparcir las semillas por la totalidad del terreno. La semillas son de alta calidad, se importaron de Europa y son de césped de invierno, lo que hace que debido a las bajas temperaturas de la estación, el pasto logre color, densidad, altura y potencia óptimas.

Esta etapa tarda entre uno y dos días, por lo que en siete u ocho días el césped nuevo está en condiciones de empezar a germinar. Es de destacar que en condiciones climáticas más favorables demandarían no más de la mitad del tiempo que se estipula en este caso.

Una vez realizado el corte, la limpieza y el posterior sembrado del terreno, se llega a la fase en la que sólo en épocas invernales se tapa el terreno, a lo largo y ancho del predio, con una manta geotextil, también conocida como “pao pao”, que genera el fenómeno de efecto invernadero. Al finalizar, se estaría terminando el período laborioso. Por lo que esta etapa finaliza a 15 días del comienzo de los trabajos.

Siempre dependiendo de las condiciones del tiempo, posteriormente se ejecuta el riego. Se regará, en tanto sea necesario, una, dos o tres veces al día, según demande la superficie. Si persisten días lluviosos, no es necesario este paso. Inclusive, de persistir por muchos tiempo las precipitaciones, no afectan en lo más mínimo a la semilla, debido a la gran capacidad de drenaje del campo de juego. “A lo sumo, se extenderá unos días la germinación”, aseguró Vargas.

Por último, solo resta esperar que la naturaleza realice su parte, ya que todo este proceso es posible gracias al complemento entre los trabajadores, que ponen en condiciones el terreno, y la naturaleza, que es la encargada de hacer crecer el césped, siempre con el seguimiento correspondiente. En este caso lo que se espera son muy bajas temperaturas, pero como se explicó, como la semilla sembrada es de invierno, si se produjeran heladas, por ejemplo, el césped lograría niveles de color, altura y densidad inmejorables.

Es importante resaltar que esta ultima parte del proceso demanda más o menos unos 30 días, por lo que desde comienzo a fin, el césped del Malvinas estaría en condiciones entre unos 40 y 150 días. Al menos cuatro personas están todo el año trabajando pura y exclusivamente en el mantenimiento y cuidado del terreno.

“Hoy la meta es llegar en óptimas condiciones al partido de Argentina-Uruguay por las eliminatorias para Rusia 2018, por lo que no se usará el Malvinas antes de ese partido. Es política de esta gestión dar prioridad a los eventos deportivos por sobre los espectáculos de otra índole, por lo que esperamos que el campo de juego esté a la altura de las circunstancias para ese momento”, enfatizó Vargas.