AGENDA: clic aquí para ver la agenda del día

Renovación del aeropuerto, la obra más importante de los últimos 10 años


Hoy, 7 de diciembre, se cumplen exactamente tres meses desde que se cerró El Plumerillo para la importante refacción que demandó $1200 millones, y que se realizó, según lo previsto, en tiempo y forma. La pista, totalmente reconstruida en su tramo central, y la aerostación, ampliada y remodelada, convierten al aeropuerto de Mendoza en el más moderno del interior del país.

El impacto es enorme: Mendoza es el cuarto aeropuerto en importancia del país. Atiende un volumen de 1,5 millones de pasajeros al año. Tiene vuelos comerciales domésticos e internacionales de modo regular, además de una importante cantidad de vuelos privados.

El resultado es un aeropuerto de categoría internacional en excelentes condiciones, con una pista en inmejorable estado, una terminal de pasajeros completamente renovada, de modo de fortalecer su rol de crecimiento y uso en el Sistema Nacional Aeroportuario. Esta situación ya se ha verificado con la confirmación en pantalla de nuevos vuelos de cabotaje a Mar del Plata y la suma de servicios internacionales de GOL a Río de Janeiro, de Aerolíneas Argentinas a Florianópolis, de LATAM a Lima y de SKY a Santiago de Chile. Esta última línea no operaba antes en Mendoza.

“A estos nuevos servicios concretos, se debe mencionar el interés de numerosas líneas aéreas por la plaza Mendoza, ya que no sólo es emisora de pasajeros sino receptora de una gran cantidad de visitantes con motivación de negocios, salud y fundamentalmente turismo, como es el conocido planteo de Copa Airlines y Avianca. Empresas como Alas del Sur, American Jet S.A., Andes Líneas Aéreas y Flybondi están interesadas en lograr la concesión de la ruta Mendoza. El llamado a Audiencia Pública de la ANAC es para el día 27 de diciembre”, confirmó Gabriela Testa, titular del Ente Mendoza Turismo.

El motivo principal del cierre temporal del aeropuerto de Mendoza fue que la pista del presentaba un grave estado de deterioro y envejecimiento, y la obra para dejarla en condiciones no admitía más dilaciones de las que ya había generado el gobierno anterior, que ocultó a la ciudadanía esta situación. Finalmente, fueron razones de seguridad y no sólo de modernidad necesaria las que motivaron una obra de gran envergadura para el “Lado Aire”, denominación que se utiliza para referirse a lo que está fuera de la aerostación, espacio llamado en contrapartida “Lado Tierra”.

Dado que el aeropuerto cuenta con una sola pista de 2850 mts. de longitud, que comparten la VI Brigada Área y el Aeropuerto El Plumerillo, la obra implicó suspender las operaciones por 3 meses.

La pista, totalmente reconstruida

La obra implicó la demolición y reconstrucción de la pista, en hormigón armado, abarcando la faja central en un ancho de 13mts a lo largo de toda la pista. Se trabajó con un volumen de 50.000 m3 de hormigón, que obligó al acopio previo de áridos y cementos especialmente seleccionados y a la instalación de una gran planta cementera y maquinaria especial que acortaron los plazos de obras. Más de 400 empleados trabajaron durante cada uno de los 90 días de cierre del aeropuerto.

El Ministerio de Transporte de la Nación para darle significado práctico a los volúmenes de obra de El Plumerillo informó oportunamente: “En referencia a la obra similar realizada en el año 2010 en la pista del Aeroparque Jorge Newbery, donde se ejecutaron alrededor de 10.000/11.000m3 de hormigón estructural en 30 días, cuando en la presente obra se propone ejecutar alrededor de 50.000m3 de pavimento de hormigón (0,34m de espesor hormigón estructural y 0,20m de espesor hormigón de apoyo) en 90 días”.

Complementariamente se instaló un nuevo sistema de luces led de aproximación y luces de eje de pista (centerline), este último elemento sólo existe en Ezeiza. Asimismo, se realizaron trabajos de reparación y ampliación de las calles de rodaje y de la plataforma comercial, a la que también se le otorgó una readecuación del sistema de iluminación  con nuevos proyectores y agregado de columnas. También se trabajó en el nivelamiento de los terrenos de la cabecera norte y en el despeje de obstáculos, que en este sector lo constituían una línea de árboles que fueron podados por Vialidad Provincial.

A partir de ahora, se incrementa la seguridad de las operaciones aéreas, ya que mejora el coeficiente de fricción. Mejoran los estándares existentes en términos de balizamiento,  ayudas visuales y nuevos indicadores de dirección del viento iluminados.

Una ampliada y remodelada terminal de pasajeros

Se optimizaron los espacios y mejoraron los aspectos funcionales de la terminal. Se renovó y modernizó en forma sustancial la imagen del aeropuerto. Así, se incrementa la capacidad de la aerostación con más mostradores de check in y se ordena el flujo de pasajeros para lograr un adecuado nivel de servicio.

La terminal de pasajeros del aeropuerto de Mendoza presentaba importantes problemas de saturación en horas pico. La demanda de tráfico está en constante crecimiento, y la superficie útil resultaba insuficiente para atender las operaciones con adecuados niveles de servicio en términos de capacidad y confort.

Por esto, paralelamente a los trabajos en el Lado Aire, se realizaron importantes obras en la aerostación. Se amplió y remodeló integralmente la terminal de pasajeros, abarcando una superficie de 14.500m2, previendo las principales funciones del embarque en la planta superior, incorporando nuevos mostradores con pantallas informativas de led y reorganizando la funcionalidad completa del edificio.

Se habilitó la tercera manga o pasarela telescópica, conectando así con nuevas salas de embarque para vuelos internacionales y domésticos en planta alta. De esta manera se ha logrado destinar la planta baja para ampliar los halles de equipajes para ambos tipos de tráfico. Son 3 cintas de equipaje en la sala de arribos de cabotaje (2 más) y 2 cintas para la de arribos internacionales (1 más).

Además, en planta baja se sumó otra sala de pre embarque, la que permite el acceso al avión utilizando ómnibus para trasladar los pasajeros hasta el mismo, en caso de que fuese necesario.

Los baños han sido totalmente renovados, ampliados y dotados de mayor accesibilidad. La planta alta ha sido destinada para oficinas de todas las dependencias públicas y privadas que participan en la administración del aeropuerto.

Se han renovado los locales de la oferta comercial y gastronómica. La oficina del Registro Civil seguirá funcionando en planta alta. El edificio destinado al manejo de cargas y el sector que lo rodea, ubicado en el extremo norte del estacionamiento, también fue intervenido para su mejor funcionamiento.

Ingresos y estacionamiento

Se suma un acceso al aeropuerto -al que ya existe-, agilizando el tránsito vehicular. Además, como obra complementaria, se amplió la playa de estacionamiento, que pasa de una capacidad de 500 a 820 vehículos, espacio en el que estará determinado el sector destinado a empleados, transportistas y público.

Este espacio, cuyas obras aún no finalizan, incluye tal como lo demandan las medidas de seguridad para aeropuertos internacionales, una barrera de bloques que tiene por fin aislar y absorber la mayor parte de una posible explosión, evitando el daño a la aerostación.