Mendotran: Los nuevos recorridos pueden consultarse en la página oficial, en el 0800 AUTAM, puntos de información y al 148

Robo de agua y uso de canales para bañarse: “Inspectores y tomeros se encuentran con situaciones de violencia, prácticamente hechos delictivos”


En esta época del año aumentan los casos de personas que hacen taponamientos para usar agua de riego que no les corresponde o bien bañarse en lugares prohibidos. En consecuencia, se producen deterioros en la red hídrica y hasta pérdida de vidas humanas.
El superintendente de Irrigación, Sergio Marinelli, dialogó con algunos medios de comunicación para dar a conocer la situación que todos los veranos se repite, y que con la implementación del nuevo Código Contravencional se castigará con multas y días de arresto.
“Los Inspectores de cauce tienen a cargo a los tomeros, y en su tarea van viendo cómo muchas veces hay obstrucciones en los cauces -a veces intencionales, otras veces no- que dificultan su tarea de distribuir el agua para riego en la red secundaria. Cuando son intencionales, con el ánimo de tener más agua que las que les corresponde, se encuentran con situaciones de violencia, prácticamente hechos delictivos. Hay casos reiterados en varios puntos de la provincia, donde se hace la denuncia respectiva, pero como tenemos otros hechos delictivos, no siempre tienen tanta relevancia para la Policía o la Justicia”, aseguró Marinelli.
Para cambiar esto, Marinelli se reunió la semana pasada con el procurador de la Corte, Alejandro Gullé, a quien le planteó los inconvenientes que se suscitan cuando se intenta evacuar a quienes cometen estas faltas.
“Le manifesté la problemática, y hasta hablamos de alguna especie de especialización en derecho vinculado al agua, para que exista un mayor interés por parte de los fiscales ante estos hechos. Hoy, en Mendoza, con la sequía, la problemática en torno al agua no es un hecho menor, por lo que le pedimos que tenga la relevancia que se merece”, remarcó el jefe de Irrigación.
“A partir del Código Contravencional, las multas van de $1.000 hasta $28.000, penas para quienes se bañen en lugares no permitidos y condenas como hacer tareas comunitarias y hasta 10 días de prisión”, aseguró el funcionario, e indicó que desde Irrigación se llevan adelante campañas para prevenir esta práctica.
“En muchos casos son menores de edad, y es muy común verlos bañarse en lugares no permitidos para ello. Muchas veces hasta a la policía se le hace difícil el pedirles que terminen con esa práctica. Por eso, entre todos, si colaboramos señalando esa práctica indebida, de a poco podremos ir haciendo que termine. Lo ideal es prevenir. Evitamos pérdidas en la red de riego y de vidas humanas, que es lo más preocupante”, sostuvo.
“Hay que actuar como un ciudadano frente a un delito y llamar a la Policía, porque más allá del hecho de que metan preso a alguien o le pongan una multa, sobre todo se busca que no les pase nada a estas personas. Entonces, me parece que la única forma de hacerlo es comunicárselo a la Policía. Por el momento, nosotros no tenemos un sistema para poder hacer denuncias pero estamos tratando con las subdelegaciones de Aguas de hacer una recepción de denuncia”, finalizó Marinelli.